Cuidados, limpieza y mantenimiento de tu impresora.

Si tienes una impresora nueva, ten en cuenta que su duración depende de su mantenimiento y cuidado. Sobre todo en el hogar es muy normal que las impresoras no se usen durante prolongados espacios de tiempo, y luego, un buen día, pretendemos que funcionen sin problemas. Estas máquinas necesitan ser cuidadas y  tener un mantenimiento periódico para conseguir que siempre esté en óptimas condiciones. Te vamos a dar unos consejos para que realices este mantenimiento.

Consejos Generales de mantenimiento.

  • No la coloques junto a estufas, calefacctores o cualquier ambiente muy cálido, esto acelerará el secado de tinta y de los cabezales. Ten cuidado de no obstruir los ventiladores o salidas de calor de tu impresora.
  • Manten la impresora libre de polvo, cúbrela con un protector cuando no se use, sobre todo en aquellos ambientes donde se genere mucha polvo o grasa como talleres, cocinas de restaurantes, etc. estos residuos pueden obstruir los mecanismos de la impresora.
  • Airea el papel separándolo antes de colocarlo en la bandeja, esto evitara atascamientos.  Nunca forzar la salida de papel tirando de él, podría dañar los rodillos de la impresora. Tampoco debes usar o reutilizar papel con polvo, arrugado, con cortes, grapado, etc,
  • Los consumibles compatibles o reciclados son una buena opción, con ello puedes obtener un gran ahorro y además contribuirás a cuidar el medio ambiente. Cuando sustituyas los cartuchos no fuerces nunca  los soportes ni los cierres ni toque partes sensibles de su interior.
  • No toques nunca las partes internas de tu impresora, como tarjetas electrónicas, fusor, cabezales, etc., podrías dañar tu impresora. Las limpiezas internas deben ser realizadas por profesionales.
  • Uno de los consejos más importante es que debes imprimir algo cada cierto tiempo (una o dos veces por semana), independientemente del tipo de impresora que tengas, con esto evitarás el secado de la tinta y/o de los cabezales así como el bloqueo de componentes del aparato por falta de uso.

Impesoras matriciales.

Este tipo de impresoras cada día se utilizan cada día menos pero hay usuarios a los que este sistema le puede ser muy conveniente. En ese tipo de máquinas debemos prestar una especial atención al mantenimiento de:

  • El rodillo es muy similar a las máquinas de escribir, con el paso del tiempo acumula tinta, polvo, y otros residuos e incluso llega a perder adherencia, lo que provoca atascamientos de papel y fallos en la impresión.
  • El carro de tracción es conveniente limpiar periódicamente el carro de tracción con aire a presión,  dado que el papel continuo que utiliza este tipo de impresoras suele dejar bastantes residuos.
  • El cabezal se puede limpiar con un trapo que no suelte pelusas humedecido en alcohol puro (nunca colonias, limpia cristales…), frotando suavemente hasta que desaparezca la tinta y secándolo después.
  • La guía metálica sobre la que se desplaza el cabezal de impresión ha de estar siempre engrasada, podemos evitar que se reseque aplicando de vez en cuando una grasa fina con base de grafito, nunca otro tipo de aceites que pueden resecarse y atascar posteriormente en la guía.

Impesoras de inyección.

Como ya te dije una de las recomendaciones más importantes para el cuidado de cualquier impresora es USARLA, pero para la inyección de tinta, es fundamental para evitar el secado de los cartuchos y la obstrucción de los cabezales. Estas impresoras se estropean más por la falta de uso que por usarlas .

  • Los cabezales deben mantenerse limpios, si no se usan con regularidad se obstruyen por la cristalización de la tinta. Debe imprimirse al menos una o dos veces por semana, tanto con el cartucho negro como con los de color.
  • Las impresoras traen un software específico para realizar la limpieza de cabezales y el alineado de los mismos periódicamente ya sea desde el propio periférico o desde el menú de impresión del sistema operativo de nuestro Pc/Mac. Si con este procedimiento no funciona, deberemos abrir la impresora y limpiar los cabezales o en aquellos casos en que el cabezal esté en el cartucho, retirarlos y proceder a su limpieza con agua y un paño limpio, o llevarlo a un técnico que realizará una limpieza más exhaustiva.
  • La cabeza de impresión se desliza sobre una varilla metálica, que requiere cuidados. Debemos evitar que en esta se acumule suciedad y que se reseque. No usar la impresora, puede provocar tanto sequedad como oxido en la varilla.  Podemos aplicar aire a presión para retirar el polvo, y limpiar la varilla con un trapo seco, luego aplicar grasa con base de grafito.

Impesoras láser.

Este tipo de impresoras es el que menos mantenimiento requieren, pero este es más difícil de realizar si no te ves capaz lo mejor que que la lleves a un técnico especialista. Debemos tener en cuenta los consejos básicos aquí indicados para todo tipo de impresoras, pero además señalar que en este tipo de periféricos la limpieza es muy importante, ya que si el  láser y las lentes se ensucian provocarán una impresión clara y “sucia” que nos haría pensar que el tóner está agotado o funciona mal. Además de la limpieza del entorno de trabajo, el funcionamiento normal de la impresora va ensuciando esta con el polvo de tóner que va soltando el consumible. Por este motivo es recomendable una limpieza periódica de la impresora.

  • Desenchufa la impresora aproximadamente 40 minutos para que esté fría antes de comenzar la limpieza.
  • Retira la bandeja de papel y los consumibles del interior de la impresora, con cuidado de no inclinar o agitar el cartucho de tóner, lo que podría dar lugar a fugas de polvo de tóner.
  • Con la ayuda de un aspirador y una brocha, limpiaremos del interior toda la suciedad.
  • Posteriormente, sin ejercer presión, con un paño humedecido en alcohol limpiaremos los contactos eléctricos y el rodillo de goma que recoge el papel. Es importante la limpieza de este rodillo, ya que si está sucio puede provocar atascos  o manchas  negras en el papel